sábado, mayo 18, 2013

A propósito de la convocatoria a marchar contra las malas prácticas agrícolas de la multinacional Monsanto

Quizá no es la única empresa multinacional o local que esté en el negocio, pero sí representa a la más reconocida marca internacional que comercializa semillas genéticamente modificadas con la propaganda de avance tecnológico para la cadena alimenticia.


A los agricultores del mundo, a todos, les interesa sembrar semillas con alto grado de productividad y poca posibilidad de plagas. También les interesa usar pesticidas que certifiquen la erradicación de las plagas que puedan llegar a tener esas semillas novedosas. Y no es para menos... ellos son los únicos que pierden cuando la cosecha se daña. ¡Para eso hay más agricultores en el mundo!. Hoy los agricultores dependen de la demanda mundial de alimentos y no del clima... ¿O sí? ¿Será que también depende del clima? ¡Con razón dicen el campo empobrece!

Imaginemos que un agricultor pierde la cosecha de semillas transgénicas.¿Con qué dinero comprará la nueva bolsa de semillas? ¡Ese agricultor se ve en la necesidad de comprar la semilla, porque la que compra en el mercado no le produce semilla como la que nuestros ancestros humanos siempre han tenido por millones de años... porque eso es lo normal, que cada semilla se reproduzca en cientos de semillas nuevas, para guardar para la siguiente cosecha...

De otra parte, las grandes cadenas de comercio y de abasto de alimentos venden estándares de tamaño, color y maduración de frutas, hortalizas, verduras, aromáticas y legumbres. Los conservantes químicos y la maduración son importantes para colocarlos en sus estanterías  de manera estética y llamativa. También promueven las ventas de alimentos procesados... por eso de la velocidad en la urbe.
Compran a intermediarios, ofrecen sus propias marcas estándares, se benefician de la inversión en publicidad de las 10 multinacionales -pronto 9- que mueven el mercado mundial de alimentos ...

Nos han enseñado a los consumidores, mediante millonarias inversiones en publicidad, a conseguir en el mercado todo lo imaginable que se produzca en cualquier rincón del mundo. Si no lo tenemos, somos tildados de pobres. Y a nadie le gusta la pobreza.

¿Han pensado que sucedería si deciden no vendernos más semillas, en un mundo donde la producción de alimentos transgénicos está generalizada? Y no se trata sólo de plantas...  pastos transgénicos para el ganado, alimentos procesados (sobras) para animales de corral... bebidas azucaradas, leche en polvo...

¿Han revisado sus etiquetas? ¿Hay alguien que no tenga por lo menos algo de Nestlé, Unilever, Kelloggs, Coca-Cola, Pepsico, P&G o Johnson & Johnson?

Les dejo cientos de razones para marchar en http://www.scoop.it/t/cundinamarca-potencia-agroindustrial?q=Monsanto

También puedes apoyar esta iniciativa desde tus redes sociales !!

Somos nosotros quienes decidimos qué consumir. Somos nosotros quienes podemos obligar a nuestros representantes y gobernantes a prohibir aquello que atenta contra nosotros mismos.

Bienvenidas las mejores prácticas.