martes, enero 15, 2013

La soberanía alimentaria

Las prácticas abusivas de comercio como las ventas por debajo de los costos de producción de excedentes alimentarios, el desconocimiento de métodos de producción y conservación de alimentos, las malas prácticas agrícolas, la alimentación “adoptada”  y, entre otros,  la carencia de tierras apropiadas para el autoconsumo familiar y comunitario son problemáticas asociadas a la seguridad alimentaria y a la pobreza extrema.

Los suelos considerados como base del sustento alimentario de la población mundial se encuentran en desequilibrio nutricional debido a efectos antrópicos que se han ejercido sobre estos y perjudican a quienes dependen de ellos.  Es clara la relación que existe entre el déficit de los recursos naturales con la sobrepoblación de la tierra de distintas sociedades  a nivel mundial. 

La escasez de agua y las aguas contaminadas afectan considerablemente la seguridad alimentaria, el desarrollo económico local y peor aún, altera los ecosistemas que permiten la coexistencia con el entorno.






Aquellas poblaciones que están en la capacidad de definir sus propias políticas agrarias y alimentarias, el modo de producción y origen de los alimentos que consumen y que protegen el mercado doméstico de productos externos que vulneran la producción local, son territorios que tienen soberanía alimentaria. 

La participación ciudadana y el conocimiento de las problemáticas ligadas a la deforestación y a la contaminación de los recursos hídricos generan espacios de concertación que promueven el uso inteligente de los recursos de agua y energía y agro urbanismo como modelos de gestión sustentable de los territorios.

Los territorios son de quienes los habitan y su conservación refleja el grado de desarrollo de sus pobladores. Bienvenidas las mejores prácticas !