lunes, diciembre 21, 2009

Qué es la responsabilidad social corporativa

El concepto de Responsabilidad Social Corporativa – RSC se refiere a los resultados alcanzados por las empresas en materia ambiental, satisfacción de los grupos de interés que concurren en la actividad empresarial, y atención a diferentes mandamientos de orden ético, por ejemplo, respeto a los derechos humanos. Diversos estudios demuestran que la adopción del enfoque RSC mejora la reputación empresarial, permite fidelizar a clientes y empleados, ayuda a mantener relaciones de cooperación con las comunidades sociales donde operan las empresas, permite gestionar la variable ambiental, y da acceso al ahorro ofertado en el mercado de productos financieros reservado a las empresas que acreditan niveles aceptables de RSC, de acuerdo con el rating de agencias independientes.
Según Elisabet Garriga y el profesor Domènec Melé, las principales teorías de RSC están relacionadas con los beneficios económicos empresariales, la actuación política de las empresas, las demandas sociales y los valores éticos de quienes trabajan en las corporaciones. Garriga y Domènec agruparon las tendencias en cuatro grupos. El primero, el de las teorías instrumentales, en donde la empresa es vista sólo como un instrumento para la creación de riqueza y sus actividades sociales como un medio para alcanzar resultados económicos. Dentro de éste grupo se encuentran los enfoques de la maximización del valor, las estrategias para lograr ventajas competitivas, las inversiones sociales en un contexto competitivo, que sostiene que las inversiones filantrópicas pueden ser útiles para mejorar el contexto de ventaja competitiva de una firma ya que normalmente crea un valor social mayor del que pueden crear los donantes individuales o el gobierno; y el marketing con causa, cuyo objetivo principal es generar valor a través de los clientes a través de una imagen de marca asociada con la dimensión ética o de responsabilidad social.
El segundo grupo de enfoques, según Garriga y Melé, está compuesto por aquellos que conforman las teorías políticas, que hacen referencia al poder de las empresas en la sociedad sobre la base de un ejercicio responsable dentro de los escenarios políticos. Entre las enfoques más importantes están el del constitucionalismo corporativo, en donde la empresa es una institución social y por lo tanto debe ejercer el poder de manera responsable; y la ciudadanía corporativa, donde además existe un fuerte sentido de la responsabilidad de la empresa con respecto a la comunidad local, asociaciones y preocupación por el entorno ambiental.
El tercero, el grupo de teorías integradoras, Garriga y Melé reúnen los enfoques de RSC para los cuales la empresa centra su interacción en la identificación y respuesta de las demandas sociales y sostienen que tiene la ventaja de la mayor sensibilidad de la empresa hacia su entorno, que a su vez permite una mejor comprensión por parte de terceros sobre la organización empresarial. Dentro de éste grupo de se encuentran el principio de responsabilidad pública, que afirma que el comportamiento empresarial adecuado deriva de una política pública relevante; y la gestión de los grupos de interés que se orienta hacia las personas que afectan por las prácticas corporativas.
El último grupo, el de las teorías éticas, los principales enfoques se basan en las responsabilidades éticas de las empresas para con la sociedad, sobre el principio de qué se debe y qué no se debe hacer o sobre la necesidad de construir una sociedad mejor. Entre los enfoques principales, Garriga y Melé distinguen las acciones empresariales en torno a los derechos universales, basados en los derechos humanos y laborales; el desarrollo sostenible, dirigido a alcanzar un desarrollo humano que tenga en cuenta a las generaciones presentes y futuras; y el enfoque del bien común, en donde la empresa debe contribuir al bien común porque es parte de la sociedad, mediante la creación de riqueza, proveyendo bienes y servicios de una manera justa y eficiente y respetando la dignidad y los derechos fundamentales inalienables de los individuos.