domingo, noviembre 22, 2009

La contabilidad ambiental en las empresas


Muchas empresas presentan en sus memorias materias de carácter ambiental, pero son pocas las que son capaces de contabilizar los hechos ambientales que definitivamente influyen en los estados financieros. El gran desafío de las empresas es pues integrar completamente el tema ambiental a la toma de decisiones y a las estrategias de negocio. Un sistema contable que contemple el concepto ambiental en su plan de cuentas, obviamente tendrá información disponible en cuanto a sus costos ambientales, lo que es crucial en la sostenibilidad del negocio a largo plazo, especialmente si se trata de negocios relacionados con la explotación de recursos naturales.
Para Georgina Núñez, los costos ambientales forman parte de los costos totales de las empresas porque afectan los resultados financieros, de manera tal que deben imputarse en el ejercicio en que se originan. Así, los sistemas contables ayudan a cubrir las necesidades de registro de los desembolsos ambientales de las empresas y brindan la información sobre cuáles son los costos ambientales en que se incurren; cuál es el monto y características de cada uno de ellos; dónde se originan dentro de la organización y; cómo pueden ser manejados en forma más eficiente.
Igualmente, Georgina Núñez plantea la necesidad de revelar información ambiental en las notas a los estados financieros. Para ella, es conveniente informar como la gestión ambiental interna reduce de manera significativa los gastos de, por ejemplo, servicios públicos, al desarrollar programas internos de uso racional de los recursos. También propone que en las notas a los estados financieros se revelen los pasivos ambientales fortuitos o accidentales, y además, si éste pasivo ambiental es probable y el monto puede ser estimado, debería ser registrado contablemente.
De otra parte, en el estudio Gasto y desempeño ambiental del sector privado en Colombia, elaborado por Carlos Manuel Herrera Santos, consultor de la CEPAL, se hizo un análisis del desempeño ambiental del sector privado colombiano, a partir de analizar las características del gasto que se destina a la protección ambiental. El Estudio tuvo como objetivo ofrecer un panorama del comportamiento ambiental de las empresas colombianas a partir de cuantificar los desembolsos en medio ambiente del sector privado e identificar las motivaciones y características de dichos desembolsos, con la finalidad de hacer recomendaciones de política pública.
Según el estudio de Carlos Herrera, las características del gasto ambiental empresarial en Colombia muestran como prioridad la descontaminación hídrica, influidos por la normatividad ambiental; y como segunda prioridad, la prevención de la contaminación atmosférica. Igualmente, el estudio confirmó que la principal fuente de financiación son recursos propios y que, en principio, la motivación para invertir en asuntos ambientales depende de la presión de las autoridades ambientales, del marco normativo y, en últimas, de la búsqueda empresarial de una mayor competitividad.
En Colombia, la política ambiental sectorial más desarrollada es la del sector eléctrico que ésta coordinada por la Unidad de Planeación Minero Energética – UPME, del Ministerio de Minas y Energía. La UPME desarrolló un modelo matemático que permite estimar el costo ambiental de los proyectos del sector eléctrico. En el modelo de la UPME se diferencian los costos de construcción y los costos de operación y fue elaborado sobre la información histórica de diversos proyectos del sector eléctrico colombiano en operación. Así, los costos del sector se clasifican en dos tipos: 1) los costos de gestión, que incluyen los costos de prevención, de mitigación, de corrección, de compensación, de supervisión y control y los costos de estudios. 2) Los llamados otros costos incluyen las tasas y transferencia que deben realizar las empresas por imposición de la ley y en general todos aquellos costos que se asocian a los requerimientos normativos y regulatorios.